¡Desde el río hasta el mar, Palestina será libre!

.

Teniendo en cuenta:

  • Que la partición de Palestina por las Naciones Unidas en 1948, que fue impulsada por las Naciones Unidas según un plan trazado por el imperialismo británico y sin consulta alguna con la población local, es una injusticia histórica que debe ser reconocida y cuyas consecuencias deben ser abordar si se quiere lograr una paz significativa en el Medio Oriente.
  • Que el sionismo, la «justificación» oficial para la creación del Estado de Israel, es una ideología perniciosa, cuyo crecimiento y desarrollo fue fomentado por el imperialismo británico y luego estadounidense, que trabaja para confundir al pueblo judío haciéndoles pensar que no son parte de un grupo religioso sino (incorrectamente) como una ‘nación’ –y uno cuyos miembros, solos entre los pueblos de la tierra, nunca podrán vivir en paz en ningún lugar fuera de una ‘patria judía’ separada.
  • Que los líderes sionistas de Israel han dejado claro constantemente con sus palabras y acciones que  nunca han tenido intención  de conformarse con menos que el control total de todo el territorio de la Palestina histórica y más (el Golán en Siria, el sur del Líbano, etc.).
  • Ese sionismo, al sostener que los judíos son el «pueblo elegido» de Dios, es una ideología racista y supremacista que justifica todo tipo de barbarie contra el pueblo palestino sobre la base de que no son seres humanos plenos «como nosotros». Y observamos que en este contexto muchos   judíos  religiosos se oponen  al sionismo y a la ocupación de Palestina.
  • Que la horrible tragedia del ascenso del sionismo entre el pueblo judío en Europa fue la transformación de aquellos que habían sido víctimas  de  la persecución fascista en Europa durante las décadas de 1930 y 1940 en  perpetradores  de una empresa igualmente fascista y genocida en el Medio Oriente de la posguerra.
  • Que con sus leyes de pases, guetos, infraestructura segregada, puestos de control y complejos penitenciarios, su conversión de las pequeñas áreas de tierra que siguen siendo «libres» para que los palestinos las ocupen, en campos de concentración rodeados de alambre de púas y vigilados por tanques y aviones de combate, y con Con su rutina diaria de violencia y humillación practicada contra los habitantes nativos, el sionismo es heredero y continuador de regímenes tan bárbaros e inhumanos como la Alemania nazi, la Kenia británica colonial y el apartheid en Sudáfrica.
  • Ese Israel sionista ha podido cometer sus terribles crímenes sin obstáculos debido a la función especial que desempeña para el imperialismo angloamericano; es decir, actúa como un puesto avanzado armado del imperialismo cuyo papel fundamental no es «proteger al pueblo judío» sino mantener el control del petróleo del Medio Oriente para los monopolios petroleros británicos y estadounidenses.
  • Que la importancia vital de Israel para el imperialismo moderno surge de la importancia central del petróleo para la economía moderna, ya que el petróleo sigue siendo la fuente de energía más importante no sólo para la industria sino también para la maquinaria de guerra imperialista.
  • Que esta importancia se refleja en la insistencia de las clases dominantes imperialistas en que todo político de carrera en Gran Bretaña, la Unión Europea y Estados Unidos debe demostrar su total lealtad hacia el sionismo, que es simplemente otra forma de expresar lealtad total a los intereses imperialistas británicos y estadounidenses.
  • Que esta importancia es también la verdadera razón por la cual Israel recibe consistentemente inmunidad por sus repetidos crímenes por parte de la ‘comunidad internacional’ dominada por el imperialismo, y por qué los medios imperialistas trabajan tan duro para descartar y negar todo el contexto anterior, presentando en lugar de ello una situación aparentemente ‘irresoluble’. ‘ narrativa de ‘dos ​​bandos en guerra’, al mismo tiempo que enfatiza la naturaleza imperdonable de cualquier violencia por parte de la resistencia mientras hace todo lo posible para justificar la violencia mucho más extrema de los opresores.
  • Que decenas de resoluciones de la ONU a lo largo de siete décadas en la asamblea general de la ONU han afirmado el deseo de la comunidad internacional de encontrar una solución justa a la cuestión palestina, han objetado los numerosos crímenes (incluidos el apartheid y la limpieza étnica) de los sionistas e incluso han subrayado explícitamente el derecho de los palestinos a resistir por cualquier medio necesario, incluida la fuerza de las armas.
  • Que el control estadounidense del Consejo de Seguridad de la ONU esencialmente ha neutralizado todas las opciones para buscar una resolución significativa a través de ese organismo.
  • Que la naturaleza genocida del Estado sionista ha quedado más clara que nunca por su reciente respuesta a la batalla contra la inundación de Al-Aqsa lanzada por las fuerzas de resistencia. Esta respuesta ha incluido:
  1. La masacre indiscriminada de más de diez mil civiles, la mitad de ellos niños, incluidas columnas de refugiados y aquellos refugiados en hospitales, escuelas e instalaciones de la ONU;
  2. Llamados abiertos de los líderes israelíes para “borrar a Gaza del mapa” e intentos de implementar un plan para trasladar a los 2,3 millones de habitantes de Gaza al desierto egipcio;
  3. Falsa propaganda de atrocidades que afirma que la resistencia ha “decapitado bebés” y “masacrado a civiles”, todo lo cual ha sido desacreditado, pero que los políticos y los medios israelíes e imperialistas siguen haciendo referencia a ello.
  4. Asesinatos de civiles israelíes por parte del ejército israelí para promover la narrativa de la «barbarie» de la resistencia y evitar la posibilidad de que sean llevados prisioneros a Gaza.

Los partidos y organizaciones abajo firmantes declaramos:

  • Que la lucha del pueblo palestino contra el Estado colonial de Israel, respaldado por el imperialismo, con sus ocupaciones ilegales, su sistema de apartheid, su ideología sionista supremacista y su política declarada de genocidio, sigue en la vanguardia de la lucha mundial contra el imperialismo.
  • Que el pueblo palestino hizo enormes sacrificios en la búsqueda de la paz cuando firmó los Acuerdos de Oslo en 1993, renunciando al 78 por ciento de su patria histórica a cambio de la promesa de un Estado palestino viable sobre el 22 por ciento que quedaba.
  • Que, así como la junta ucraniana respaldada por el imperialismo socavó repetidamente las posibilidades de una solución pacífica de la guerra en Donbass (primero socavando deliberadamente los acuerdos de Minsk y luego rompiendo el acuerdo de paz que habían acordado en Estambul), es – incitó a la intransigencia israelí y al doble juego que esencialmente ha socavado toda posibilidad de implementar el plan de solución de dos Estados acordado en Oslo.
  • Que, dado el fracaso total a la hora de hacer que Israel rinda cuentas por sus flagrantes violaciones de los términos de Oslo y las repetidas declaraciones de sus líderes de que no tienen intención de verse obligados por esos términos, nadie tiene ningún derecho a esperar que los palestinos continúen tampoco estar sujeto a las condiciones de Oslo.
  • Que el pueblo palestino tiene el derecho tanto moral como legal, reconocido en el derecho internacional, de luchar por su libertad por cualquier medio necesario, incluido el uso de la fuerza armada.
  • Que no aceptaremos ninguna correlación entre la fuerza utilizada por un brutal régimen de ocupación y la fuerza utilizada por quienes luchan por su liberación: los sionistas están librando una guerra fascista, genocida e injusta de conquista y opresión nacional en nombre del imperialismo estadounidense, mientras Los palestinos están librando una guerra justa por la liberación nacional y la autodefensa.
  • Que, dados estos hechos, todas las fuerzas progresistas, antiimperialistas y socialistas tienen el deber de ponerse del lado firme e incondicional del pueblo palestino y hacer todo lo que esté a su alcance para brindarle solidaridad material.
  • Que nosotros en la Plataforma notemos el creciente deseo de las masas de mostrar apoyo material a la valiente lucha del pueblo palestino. Nos comprometemos a promover todos los ejemplos existentes de solidaridad concreta y a expandir esta campaña a todos los rincones del mundo, ayudando a los trabajadores a comprender que esta es la única manera en que podemos ayudar a nuestros hermanos y hermanas palestinos en la primera línea hacia la victoria:
  1. Hacemos un llamado a los trabajadores manufactureros para que no fabriquen municiones u otros suministros destinados al uso de Israel;
  2. Hacemos un llamado a los trabajadores del transporte a que no muevan municiones, tropas o cualquier otro suministro con destino a Israel;
  3. Hacemos un llamado a todos los trabajadores portuarios a bloquear el envío de armas y otros suministros a Israel;
  4. Hacemos un llamado a todos los periodistas para que se nieguen a escribir o transmitir información que justifique o encubra los crímenes de los sionistas o refuerce sus narrativas falsas, recordando que el periodismo que justifica crímenes de guerra agresivos fue clasificado en los tribunales de Nuremberg como un crimen de guerra en sí mismo;
  5. Hacemos un llamado a todos los medios y técnicos de la comunicación para que se nieguen a imprimir o difundir tales mentiras;
  6. Hacemos un llamado a todos los trabajadores de los supermercados a que se nieguen a colocar productos israelíes o periódicos y revistas que promuevan el sionismo en los estantes de sus tiendas;
  7. Hacemos un llamado a todos los trabajadores para que obliguen a sus gobiernos a romper los lazos diplomáticos con Israel: no debe haber una normalización del genocidio;
  8. Y hacemos un llamado a los trabajadores de todas partes a que apliquen la misma postura de no cooperación a cada parte de la maquinaria de guerra imperialista de la OTAN, que respalda y viene en ayuda de sus representantes en el Medio Oriente.
  • Que, junto con toda la humanidad progresista, exigimos:
  1. El fin del apoyo militar, financiero, diplomático y mediático del imperialismo occidental a Israel;
  2. Un cese inmediato de los bombardeos genocidas y de las incursiones armadas en Gaza por parte de Israel, incluido el uso por parte de los sionistas de fósforo blanco prohibido internacionalmente y otras armas químicas y con puntas de uranio no declaradas;
  3. La apertura inmediata de las fronteras al libre paso de los palestinos hacia y desde su patria;
  4. La liberación de todos los presos políticos e internados de las cárceles israelíes;
  5. El fin de la ocupación de Palestina de 1967, incluida la retirada de las fuerzas militares israelíes, el derribo de los muros de separación y los puestos de control militares, el desmantelamiento de los asentamientos ilegales y la abolición de la infraestructura segregada en Jerusalén, Cisjordania y la Franja de Gaza;
  6. Libertad para el pueblo palestino en toda la Palestina de 1948 para elegir a sus propios representantes para que los representen en las conversaciones hacia un acuerdo de paz significativo;
  7. Todas las tropas y bases estadounidenses fuera del Medio Oriente.
  • Que una paz justa en Palestina sólo se logrará cuando el pueblo palestino sea libre de decidir su propio futuro, un futuro en el que estamos seguros deberán haberse cumplido las siguientes condiciones:
  1. El fin de la existencia de cualquier etnoestado racista y supremacista en territorio palestino, lo que significa el desmantelamiento de toda estructura legal y física de discriminación del apartheid;
  2. El establecimiento de un gobierno secular y democrático en toda Palestina, que permita a todos vivir en términos de igualdad y fraternidad, sin importar su origen étnico o religioso;
  3. La garantía y aplicación del derecho universalmente reconocido al retorno de todos los refugiados palestinos que han sido desalojados por la fuerza de sus tierras y sus hogares desde 1948;
  4. El fin de la interferencia imperialista en los asuntos de todos los países del Medio Oriente.

¡Ninguna cooperación con la criminal maquinaria de guerra sionista!

¡Muerte al imperialismo y su régimen fascista sionista títere en Medio Oriente!

¡Del río al mar, Palestina será libre!

¡Savra savra hatta nasr! (¡Revolución hasta la victoria!)

.

Firmantes:

1. Partido Africano para la Independencia de Guinea y Cabo Verde (PAIGC), Guinea-Bissau.

2. Campo antiimperialista, Europa.

3. Centro de Innovación Política, EE.UU.

4. Partido Comunista de Chile (Acción Proletaria), Chile.

5. Partido Comunista Colombiano, Colombia.

6. Partido Comunista del Trabajo de Turquía/Leninista, Turquía.

7. Partido Comunista de Argentina.

8. Partido Comunista de Bélgica, Bélgica.

9. Partido Comunista de Bolivia, Bolivia.

10. Partido Comunista del Ecuador, Ecuador.

11. Partido Comunista de Gran Bretaña (marxista-leninista), Reino Unido.

12. Partido Comunista de Kenia, Kenia.

13. Partido Comunista de Kirguistán, Kirguistán.

14. Partido Comunista de Quebec, Quebec.

15. Dynamique Unitair Panafricane, África (23 organizaciones en África).

16. Iniciativa del Este, Europa.

17. Humanista, Indonesia.

18. Iniciativa Comunista, España.

19. Partido Mazdoor Kissan, Pakistán.

20. Nuevo Partido Comunista de Yugoslavia, Serbia.

21. Partido de la Democracia Popular, Corea del Sur.

22. Partido Comunista Peruano, Perú.

23. Polo de Renacimiento Comunista en Francia (PRCF), Francia.

24. Unificación Revolucionaria, Grecia.

25. Plataforma Socialista, Georgia.

26. Coalición Nacional Unida Contra la Guerra, EE.UU.

27. Unión Proletaria, España.

28. Movimiento 23 de Septiembre, Bulgaria.