1º de Mayo 2024

¡Paz, techo y trabajo!

Unión Proletaria

.

Mientras más trabajadores somos conscientes de que la solución a nuestros problemas del día a día pasan por organizar un proceso constituyente hacia un horizonte plenamente democrático y de igualdad, también necesitamos con urgencia mejorar nuestras condiciones de vida y de trabajo con éxitos inmediatos, en luchas cuyos objetivos hoy sean alcanzables. Solo así podremos conquistar más derechos y mejores condiciones de trabajo, como la propuesta que te hacemos llegar ¡Paz, techo y trabajo!

.

Por la paz:

Necesitamos que nuestro país siempre defienda la paz, posicionándose siempre neutral. Nunca más vender armas a países en conflicto como lo sigue haciendo el actual gobierno y nunca más que potencias extranjeras usen nuestro suelo para atacar a los pueblos del mundo. Ahora más que nunca hagamos frente a la escalada bélica que desde Estados Unidos nos viene empujando a Europa contra Rusia.

Necesitamos reducir los presupuestos militares, porque detraen recursos de los presupuestos sociales que deberían ir destinados a educación, sanidad, pensiones y ayudas.

¡Por la paz, la neutralidad y la soberanía de nuestro país en la Constitución! ¡OTAN no, bases fuera!

.

Por el techo:

Los trabajadores tenemos claro que la educación, la sanidad y la vivienda deben ser derechos y no mercancía para quien pueda pagarla. Pero son ya demasiados gobiernos que han ido avanzando en la privatización de la sanidad, ayudando a la educación privada en detrimento de la pública o privatizando parte de las pensiones mientras siguen sin legislar para que la vivienda sea un derecho.

Pero no solo la vivienda es inaccesible para la mayor parte de los trabajadores. Incluso una parte de aquellos que acceden a ella son desahuciados por la cruel lógica capitalista de la mercantilización de la vivienda. También es posible poner fin a los desahucios obligando a la refinanciación o cambio de la misma vivienda a régimen de alquiler público a través de su compra ¡Ni un solo desahucio más!

.

Por el trabajo:

Redistribuir la riqueza no es dar limosnas, es subir los impuestos a las grandes fortunas y monopolios para poder bajarlos a los trabajadores. Sí se puede porque ya se hizo, en 1980 las grandes empresas españolas tributaban al 56%.

Redistribuir la riqueza también significa hacerlo con el trabajo y no la flexibilidad laboral de la patronal, que significa facilitar el despido o contratar con sueldos de miseria. Es necesaria la rotación generacional rebajando la edad de jubilación a 60 años y aumentar el tiempo de descanso con jornadas laborales de hasta 35 horas semanales. Sí se puede porque la productividad es mayor. Así se reduce el desempleo, incorporando a los sectores más vulnerables como juventud y adultos de entre 50-60 años.

.

Comencemos hoy por la unidad sindical

Para que nuestras luchas de hoy tengan éxito, debemos ser más fuertes que la patronal que nos oprime y explota. La unidad de fuerzas es necesaria, pero no suficiente. El sindicalismo necesita también unidad en nuestras reivindicaciones. Por eso, solo la unidad sindical conseguirá ambas. No se trata de elegir tal o cual sindicato, ni mucho menos crear otro sindicato alternativo más marginal que el anterior. La unidad sindical será por la base, y de todas las bases sindicales hacia arriba. Los trabajadores debemos decidir aquellas luchas según nuestras necesidades inmediatas. Si entre todos las acordamos, independientemente de nuestra afiliación, ya estaremos construyendo esa unidad por la base. Una vez conseguida esta, podremos presionar a nuestras respectivas direcciones para que las asuman y así emprender la Huelga General con las máximas garantías de éxito. Llevamos muchos años a remolque de los acontecimientos, reanudando la lucha sindical sólo después de sufrir los ataques de la patronal.

Es hora de cambiar el paso, pasar a la ofensiva en lugar de aguantar y resistir hasta no poder más. Por eso, es imprescindible que este Primero de Mayo sea diferente a los demás, inaugurando un nuevo ciclo de movilizaciones obreras que puedan culminar hacia una Huelga General.

.

Continuemos mañana nuevas luchas políticas

Los trabajadores necesitamos una voz y movimiento propio. Conquistando nuevos derechos y ampliando los actuales se crearán mejores condiciones para nuevas luchas, cada vez más profundas hasta que seamos capaces de iniciar un proceso constituyente por una república democrática, aboliendo la monarquía y sus privilegios. Solo en ella es posible un horizonte de plena igualdad, el socialismo.

A pesar de que todas las medidas anteriores sean alcanzables bajo el régimen capitalista, estas serán fácilmente reversibles como hemos visto tantas ocasiones a cada cambio de gobierno. Por eso, para salir del movimiento pendular, habrá que hacerlo también por cambiar de base nuestro país, construyendo un futuro socialista. Solo este podrá vencer la resistencia de los capitalistas y su estado, a través de nuevas luchas, cada vez más profundas hasta vencerlos definitivamente. Solo entonces podremos estar seguros de que no habrá vuelta atrás, que nuestros derechos serán irreversibles.